Cómo incorporar diversidad en las empresas

30 de septiembre 2016

Cómo incorporar diversidad en las empresas

María Elena Sanz

La ausencia de mujeres en puestos de liderazgo en empresas chilenas es un problema que se evidencia en todo el país. Y la Región de Valparaíso no es la excepción.

La ausencia de mujeres en puestos de liderazgo en empresas chilenas es un problema que se evidencia en todo el país. Y la Región de Valparaíso no es la excepción.

El seminario organizado por la Cámara de Comercio de Valparaíso, "Mujeres en el Chile de hoy", realizado ayer, fue una instancia que puso de manifiesto la preocupación de diversos sectores por diagnosticar las trabas y sobre todo las oportunidades de incorporar más mujeres en empresas e instituciones como una aporte esencial a la diversidad y también a la productividad de la región.

Como fundadora de la red +Mujeres, hemos estudiado el mercado para entender por qué no se ha logrado equiparar la participación de ambos géneros. Una pregunta que escuché de 50 gerentes generales y CEO de empresas que operan en Chile y que se reunieron a hablar de diversidad en un encuentro inédito organizado por CAP, Prohumana y +Mujeres, fue: ¿Qué pasos puedo dar para abordar ese desafío?

Por ello desarrollamos el siguiente decálogo, que resulta interesante revisar: 1. Establecer procedimientos transparentes para la designación de vacantes; 2. Descriptores de cargos/vacantes objetivas y sin sesgos de género; 3. Incluir, siempre que sea posible, en la terna de candidatos final a una persona del sexo menos representado; 4. Garantizar que a igualdad de méritos y capacidad en los procesos de selección /promoción se favorecerá la elección del sexo menos representado; 5. Circular CV sin datos que permitan identificar el sexo de la persona candidata; 6. Ampliar fuentes de reclutamiento para facilitar candidaturas de los sexos menos representados; 7. Capacitar en materia de diversidad e igualdad de oportunidades a toda la plantilla y en especial a los ejecutivos, mandos y equipos de RR.HH.; 8. Asegurar representatividad de H y M en las actividades de la empresa (capacitación, pool de talento, recreación, etc.); 9. Facilitar a mujeres acceso a formación en liderazgo y a redes profesionales (de hombres y mujeres); 10. Promover nuevas formas de organización del tiempo de trabajo y medidas de corresponsabilidad para mujeres y hombres en igualdad de condiciones.

 

Pero también vale la pena mirar estos temas de una perspectiva macro. Y allí, si lo que queremos es aumentar la participación de mujeres en el mercado laboral, debemos partir por revisar algunas políticas públicas.

Si lo que queremos es más mujeres en directorios y cargos de toma de decisión, vemos que los elementos que emergen con mayor fuerza son: la falta de exposición a desafíos, la ausencia de sponsor a nivel ejecutivo y las cuestiones de conciliación. En este contexto, se hace necesario revisar nuestras políticas de gestión de talento y calidad de vida; pero por sobre todo algo que es clave es el rol de la alta administración de nuestras organizaciones para relevar el tema a prioridad estratégica.

Nuestras alianzas

Nuestras alianzas

CAP
Grupo3
PROhumana
Confederación de la Producción y el Comercio

Recibe todas nuestras novedades y mantente al día